¿Te aterra tocar algo en tu web y que deje de funcionar? Yo te ayudo; puedo ser tu sherpa tecnológico

sherpa tecnológico que te ayuda con tu web

Cuántas cosas tiene que hacer un emprendedor cuando arranca con su negocio digital… Lo más difícil parece ser la idea de negocio, y de hecho es el alma de tu actividad, pero sólo se trata del principio.

Son miles las tareas que debe afrontar un emprendedor; y el inicio de la actividad no es más que el primer empujón, ¿verdad?
Definir el core, centrarnos en buscar nuestro público ideal, conseguir los primeros leads, hacer que éstos se conviertan en clientes…
A menudo pensamos que una vez cojamos carrerilla después nos podremos relajar y que los pedidos irán llegando de una forma casi automática.

Pero la realidad es muy distinta. Los primeros meses de nuestra actividad – vertiginosa – con nuestro negocio digital no son más que un entrenamiento para todo lo demás. Como emprendedores tenemos que estar siempre alerta, tenemos que mantener lo que con tanto esfuerzo hemos construido y tenemos que avanzar.

Y avanzar supone mejorar día día; en todos los aspectos: el producto o servicio que ofrecemos; la atención a nuestros clientes; los continuos ajustes que tendremos que ir haciendo para adaptarnos al contexto y a la necesidad del mercado.

Todos los aspectos son importantes. Pero, si tuvieras que elegir uno de ellos, ¿cuál dirías que es?

Yo te doy la respuesta y te animo a reflexionar sobre ello.

Piénsalo: ¿cómo te presentas ante tus potenciales clientes? ¿Qué es lo primero que ven de ti? Si tu negocio es digital la respuesta está clara: tu web.

Tu web es tu tesoro. Es tu carta de presentación ante tus clientes, tu casa y tu mercado. Al fin y al cabo, es la plataforma gracias a la cual vas a conseguir leads; los vas a transformar en clientes; vas a dar servicio; atenderás a tus clientes; demostrarás que tu servicio o producto es bueno y merece la pena; enseñarás todas las capacidades que ofreces … 

Casi nada, ¿eh?

Haz memoria sobre todos los recursos que ofreces en tu web. Mucho más allá de textos, imágenes, líneas de código y aplicaciones, es una perfecta máquina de procesar. Una máquina que no te puede fallar.

No te puedes permitir que tu web no funcione correctamente, cargue mal o demasiada lenta, se produzcan errores en los procesos o, simplemente, que los contenidos no se muestren ordenados o no se entiendan tus mensajes.

Si tu web no funciona bien no podrás vender. Como no vendas no habrá ingresos. La falta de ingresos significa que tu negocio digital será un fracaso.

¿Te das cuenta ahora de lo importante que es tu sitio web para tu negocio digital? Es el alma de tu actividad.

Tu web es como la espada de acero valyrio de los caballeros de Juego de Tronos. Las espadas forjadas con acero valyrio son fuertes, robustas y ligeras para el uso, no pierden su filo. Siempre listas y con resistencia para las más duras batallas.

Cada caballero tiene la suya, un tesoro que guardan y cuidan con esmero; desde la Garra de John Nieve hasta la Guardajuramentos de Brienne de Tarth o la Lamento de viuda de Jamie Lanister.

Así debería ser tu web: robusta, ágil, usable, ligera en el manejo y siempre lista para la más dura actividad a golpe de clic. Es tu tesoro que debes cuidar.

 

Tu web: una herramienta mucho más compleja de lo que crees

Tu sitio web, por sencillo que sea, es una herramienta que debe funcionar sincronizada con multitud de elementos diferentes y con funciones dispares que conviven unidos y trabajando a la vez.

Lo que a simple vista vemos, contenidos más o menos ordenados y estructurados y con un determinado aspecto compuesto por imágenes, textos, gráficos, vídeos, etc. son sólo la carcasa de un complejo sistema que va soportado por detrás con aplicaciones, plugins, widgets y demás.

Seguramente no controles todo eso. En realidad, tampoco te hace falta. 

Debes comprender el uso que le das y los recursos de que dispones para que ese sitio web cumpla con los objetivos que te has marcado: 

  • Ofrecer información
  • Mostrar tus productos o servicios
  • Captar leads o contactos
  • Facilitar recursos que ofreces a tus usuarios
  • Posibilitar la compra de tus servicios o productos
  • Dirigir los funnels de venta
  • Mostrar las campañas de venta, promociones, etc
  • Realizar las transacciones económicas

¿Te habías dado cuenta de cuántas cosas comprende un sitio web y lo importante que es para tu negocio?

Tu sitio web es el puente entre tus clientes y tú. Es tu herramienta indispensable para poder avanzar con tu negocio digital.

El lanzamiento sólo fue el principio. Ahora, como la espada de acero valyrio, la tienes que mantener y cuidar.

Y aquí es donde muchos emprendedores se preocupan. Donde empiezan sus quebraderos de cabeza. 

Surgen los miedos: miedo a que la web falle; miedo a que entre un virus que la estropee; terror a los ataques; angustia ante la posibilidad de que se “rompa” algo y no sepas ni por dónde empezar a tocar… Miedo, miedo, miedo…

¿Te ha pasado ya? ¿Tú también vives con esa angustia?

Debes saber que la solución es mucho más fácil de lo que crees. Y sólo se trata de dar un paso: contar con los servicios de un sherpa tecnológico.

Sherpa, ¿qué? ¿Qué es eso y dónde se compra? te lo cuento. Sigue leyendo porque antes debes descubrir algunas cosas más.

 

Dime si te identificas con alguna de estas situaciones

Pongámonos en situación. ¿Eres de los que les entran sudores fríos cuando piensan en modificar algo de su web? ¿o quizá creías que era más fácil de lo que resulta en la práctica y pensabas que te las apañarías solo?

La verdad es que cuando hablo sobre el tema con otros emprendedores me encuentro con perfiles y situaciones muy diversas:

  • Oír hablar de aspectos técnicos de tu negocio te da hasta dolor de cabeza y te provoca pesadillas.
  • No entiendes nada de tecnología. El código te suena a chino y te da miedo hasta pulsar un botón de un formulario. 
  • Tienes una web. Alcanzas a publicar tus artículos en el blog, pero ahí acaba todo.
  • Eres consciente de la importancia de contar con un sitio web y has perdido semanas enteras intentando desarrollarlo. Pero, después de mucho pelear, te has rendido.
  • Encargaste a terceros el desarrollo de tu sitio web pero ahora que ya está publicado te sientes sólo ante el peligro.
  • Entiendes algo y has hecho tus pinitos. Hasta ahora te has apañado. Pero crees que tu web necesita otro tipo de atención que tú no eres capaz de darle.
  • Tu web ahí está. Vives con el miedo de que tengas que hacerle una actualización o modificar algún recurso y, al hacerlo, te la cargues.
  • Alguien te desarrolló la web y, cuando has tenido que hacer alguna modificación o resolución de alguna incidencia técnica, has vuelto a solicitar el servicio. Pero no sabes qué es lo que han hecho para arreglarlo, cuál es el estado real a nivel técnico, ni cómo avanzar.
  • Vas a por todas: entiendes lo que supone mantener una web y el tiempo que te podría llevar y tienes claro que es una tarea que debes delegar. Porque tú tienes miles de cosas más en las que centrarte.

¿Con cuál de estos perfiles te identificas?¿A tí también te pasa algo de esto?

Como ves, las situaciones pueden ser diferentes y muy variadas. Pero todas llevan al mismo punto: todos ellos tienen una necesidad, alguien tiene que ayudarles a mantener su sitio web en perfectas condiciones.

Y no pueden esperar.

 

¿Qué alternativas hay? ¿Cómo lo puedes hacer?

Puedes buscar esa ayuda de diferentes maneras, pero te adelanto que quizá sea más complicado que lo que a simple vista parece.

Veamos las alternativas que tienes y cómo de acertadas podrían ser:

Aprender lo necesario para ser autosuficiente en la gestión de tu web 

Sí, puede ser. Si te gusta cacharrear y hacer pruebas quizá te parezca un reto interesante y te produzca satisfacción ser completamente autónomo.

Pero, ¿cuántas horas de estudio crees que te llevará? ¿cómo practicarás y experimentarás? ¿dé dónde sacarás el tiempo?

No tienes por qué saber de programación ni de diseño web. Y ponerte a aprender a estas alturas no sería lo más aconsejable para tu negocio.

No tiene sentido que pierdas horas intentando hacer algo en lo que no te deberías centrar. Porque tu negocio no irá mejor por eso. 

Al contrario, retrasarás otras acciones que sí que pueden resultar importantes para que avances y pases a otro nivel con tu negocio digital.

Tu labor debería ser otra: enfocarte en mejorar tus productos o servicios. Y para ello el tiempo es limitado. Aprovéchalo.

Pedírselo a ese primo o amigo que entiende de esto

Esta opción suele ser otro clásico. Todos tenemos un primo, familiar, o un amigo al que le va la programación; quizá hasta sepa lo que hace.

Pero, ¿esa persona se dedica a ello de manera profesional? ¿podrá darte respuesta siempre a todo lo que necesites y cuando te haga falta?

Lamentablemente, cuando surja un problema te darás cuenta de que te habías equivocado. Porque si no sabe resolverlo, si no tiene tiempo o no se puede centrar en ello, te quedarás sólo. Con un marrón entre manos. Y tendrás que buscar ayuda fuera de manera urgente.

¿De verdad te quieres arriesgar? Tu negocio digital depende de tu web y no puedes arriesgarte a que las cosas se hagan a medias o en ratos libres.

Contratar una agencia

Vamos mejorando, te pones en manos de profesionales.

Pero siento decirte, y sin ánimo de ofender, que las agencias quizá no puedan ofrecerte o cumplir con lo que de verdad necesitas: tu eres un emprendedor, la mayoría de las veces tu negocio eres tú, no tienes a nadie más.

Y necesitas a tu lado un colega que sea como tú, que te entienda y comprenda la magnitud y el contexto de tus problemas. Alguien que te cuide con mimo y que se desviva por tí. Que mire más allá de un número de cliente o un diagrama de beneficios.

Las agencias normalmente están inmersas en numerosos proyectos a la vez y seguramente no podrán ofrecerte alguien de su equipo de manera constante y en exclusiva para ti.

No hacer nada

Por supuesto, esta es la opción menos recomendable de todas y deberías quitártela de la cabeza. Yo no debería de recogerla siquiera como una opción, pero, desgraciadamente, son muchos los emprendedores que se la juegan a diario y confían en la suerte, en que a ellos no les va a pasar nada…

Tu web necesita una atención y cuidados. Es tu responsabilidad porque es tu fuente de ingresos, ¿recuerdas? 

Tus posibles clientes te conocen a través de tu web, tú los captas con tu web, vendes, recoges datos, facturas… Tu web es tu herramienta de venta, te lo repito.

No te cargues tu negocio por una mala decisión.

Contar con la ayuda de un sherpa tecnológico

Esta es, sin duda, la mejor de las soluciones.

Dejar que alguien con los conocimientos, recursos y experiencia necesarios se ocupe del aspecto técnico de tu negocio digital. Ponerte en manos de profesionales.  

Es un área fundamental de tu actividad y por eso es importante que le prestes la atención necesaria. Pero de una forma práctica y efectiva: delegando esas funciones un profesional que te puede ayudar, un sherpa tecnológico.

Te lo voy a explicar con un ejemplo de una actividad análoga. Pongamos, por ejemplo, la contabilidad y parte administrativa de tu negocio. Seguramente, a no ser que sea justo esta tu especialidad, habrás delegado este trabajo a un contable o asesor; ¿verdad?

Son muchas las razones que te han llevado a ello: 

  • No entiendes de estos aspectos económicos
  • Quieres que tu actividad respete la legalidad
  • Necesitas gestionar bien todo el área administrativo-contable
  • Quieres estar respaldado siempre
  • Necesitas un asesoramiento profesional en este campo
  • Te quieres evitar molestias y preocupaciones en un aspecto del que no entiendes nada
  • Te has rendido con las cuentas y papeleos y has entendido que no debes perder más tiempo en esto
  • Comprendes que tu tiempo es finito y debes aprovecharlo al máximo en las áreas de tu negocio en las que de verdad puedes aportar y sumar
  • Quieres ahorrar tiempo y tener claridad

Lo ves claro. No tienes ninguna duda.

Ahora sustituye el área económico-contable por la tecnología.

¿No es exactamente lo mismo? El aspecto tecnológico de tu negocio es tan importante y crucial como el contable. Incluso más: como tu web no funcione bien y no se registren ventas, lamentablemente, no tendrás nada que contabilizar.

Así que ponte las pilas y no esperes a que sea demasiado tarde.

 

Qué es un sherpa tecnológico

Sherpa:

Los sherpa o sherpas son pobladores de las regiones montañosas de Nepal, en los Himalaya.

Los sherpas, originalmente, eran personas de las montañas en Nepal. Sin embargo, debido a la célebre importancia que tuvieron como guías y ayudantes en las expediciones en el Himalaya, la palabra sherpa se amplió a cualquier guía y ayudante en excursiones en el Himalaya aunque no fueran específicamente de esa etnia.

(Fuente: Wikipedia)

Un sherpa, en su sentido más literal, es un especialista experimentado en subir las montañas de las cordilleras del Himalaya.

Un sherpa tecnológico es un especialista experimentado en todos los aspectos relativos a la parte técnica de tu sitio web.

¿Cuáles son las capacidades de un sherpa tecnológico?

  • Entiende de tecnología, diseño web, programación y todos los aspectos relacionados.
  • Está a la última de las actualizaciones en el mercado: tanto en productos, como en servicios, noticias, etc
  • Tiene una visión estratégica del entorno.
  • Inspira confianza.
  • Está comprometido.
  • Es responsable.

¿Y quién puede ser ese alguien? Visto así es todo un caballero, como los de Juego de Tronos.

Y es verdad. Es la navaja suiza de tu negocio digital.

 

Cuáles son las tareas en las que te ayudará un sherpa tecnológico

Si has llegado hasta aquí eres ya consciente de la importancia que tiene tomar la decisión de poner un sherpa tecnológico en tu vida

Pero quizá tengas la duda de qué es exactamente lo que hará en su trabajo diario respecto a tu web.

A grandes rasgos, un sherpa tecnológico se encargará de

Actualizaciones de recursos: nuevas versiones de plugins, WordPress…

Tu sitio web está construido en un sistema de gestión de contenidos, como puede ser WordPress. En éste se complementan diferentes servicios y recursos.

Aunque el aspecto a simple vista pueda parecer sencillo, las tripas de un sitio web son una maraña de líneas de código.

Y todos esos componentes se actualizan periódicamente, cada uno de ellos cuando le tocan. Es necesario e imprescindible mantener estos recursos actualizados. Y supervisar que en esas actualizaciones no se rompa nada y comprobar que todo funciona correctamente.

Nuevos desarrollos

Aunque ahora no lo tengas previsto, en algún momento seguro que tendrás que desarrollar una nueva página. Quizá porque ofrecerás un nuevo servicio, a lo mejor porque necesitas hacer una promoción…

Montar y maquetar esta página es una labor que puedes encargar a tu sherpa tecnológico.

Seguridad de tu sitio web

Lamentablemente, hoy en día los sitios web corren el riesgo de infectarse con virus o sufrir ataques de seguridad. 

Están a la orden del día; continuamente surgen nuevos viruses con nombres aterrorizantes que ponen en peligro el funcionamiento del sitio o la protección de los datos que en él se recogen. 

Es tu obligación velar por que tu sitio web sea seguro y que no haya fallas por las que puedan colarse hackers, viruses y demás, que pongan en riesgo el sitio y los datos de tus usuarios. Eso sería fatal.

Copias de respaldo

Es indispensable que una de las atenciones a tu web sea la de contar con un protocolo de realización de copias de seguridad periódicas. Si hubiera algún imprevisto, como un virus o una avería, contar con una copia de seguridad permitiría volver al estadio anterior sin mayores problemas. Y los riesgos se minimizarían mucho.

Lo mismo que en el caso de las actualizaciones de los diferentes recursos: antes de pasar a una nueva versión, siempre será recomendable tener una copia de todo, para poder volver atrás si hubiera algún imprevisto.

SEO on page

El buen SEO es mucho más que la utilización de las palabras clave en los contenidos. Comprende una serie de acciones en la misma construcción de la página, que favorecen que, de manera natural, aparezca la misma en los resultados de los buscadores.

Realizar el SEO en la página requiere de unos conocimientos técnicos.

Usabilidad

Una web bien construida es mucho más que un conjunto de imágenes, textos, tipografías y colores.

Aunque la estética de un sitio web es importante, lo es aún más que el sitio cuente con los recursos adecuados para que los usuarios interactúen en ella como pretendemos, de manera fácil, sencilla y agradable.

Para ello, es necesario que todos los elementos que se muestran cumplan con su función y estén desarrollados de forma que faciliten la navegación.

Tu web tiene que resultar una experiencia positiva para los usuarios que la visiten; si no encuentran lo que esperan o les cuesta navegar por ella porque les resulta confusa o porque las páginas no cargan como debieran, simplemente, se irán.

Velocidad del sitio

Relacionado con la usabilidad, es necesario que el sitio cargue a la velocidad adecuada, lo antes posible. Si ya es difícil conseguir atraer visitas a tu web, no puedes permitir que el tiempo de espera hasta que carguen los contenidos sea demasiado largo. Porque los visitantes se irán. No cumplirá con sus expectativas.

Un sherpa tecnológico cuenta con las herramientas necesarias para conseguir desarrollar cada una de las páginas optimizando los recursos para que la carga sea rápida.

Automatizaciones

Seguramente, una de tus estrategias de captación de contactos en tu negocio digital se basa en las automatizaciones que has puesto en marcha en tu sitio web: buzones de contacto, registros a boletines, descarga de recursos…

Pensar en qué tipo de técnica puedes usar para atraer leads y montar un sistema automatizado que te ahorre tiempo y gestión es una de las labores que puede desarrollar un sherpa tecnológico.

Además, hoy día existen numerosas plataformas y aplicaciones que realizan estas tareas de automatización. Un sherpa tecnológico se mantiene informado de todas las novedades y te podrá aconsejar cuál elegir según tus necesidades.

Adecuación a los cambios y normas legales

En los últimos años hemos visto cómo se han adecuado las normativas y leyes al uso que hoy día damos a la tecnología. Las leyes se desarrollan para salvaguardar los datos personales de los usuarios y protegernos.

Y esos cambios en la normativa traen exigen una adecuación en los recursos que ofrecen los sitios web, que todos estamos obligados a cumplir.

Recordarás los más recientes, con la entrada en vigor del Reglamento General de Protección de Datos a nivel europeo, o las exigencias en los parámetros de seguridad y protección en los sitios web que cuentan con comercio electrónico.

Estas adecuaciones provocan que haya que habilitar nuevos recursos en el sitio web y cambiar otros.

Y en esta labor también son los sherpas tecnológicos los encargados de estudiar qué cambios exige la normativa, cuáles son las implementaciones que hay que poner en marcha y desarrollar lo que sea necesario.

Soporte en incidencias

Cuando surja cualquier problema técnico en tu sitio web el sherpa es la persona a la que podrás acudir. Una constante labor de vigilancia y monitorización minimizará en gran medida los riesgos, pero nadie está a salvo al 100%.

En ocasiones surgen averías y problemas. Unas veces serán cuestiones nimias de fácil resolución; pero otras se tratará de problemas más graves, que puede llevar horas solucionar.

Por eso necesitas a tu lado alguien capaz de enfrentarse a esos imprevistos, que cuente con la preparación y la experiencia necesarias para resolver las incidencias lo antes posible.

De él dependerá en gran medida que una avería quede en una anécdota, un pequeño susto … o se convierta en un caos que genere pérdidas en tu negocio.

Dudas y problemas

Contar con un sherpa tecnológico es tener a una persona de confianza cerca a la que le puedes consultar tus dudas y pedir consejo.

A menudo sucede que los emprendedores nos fijamos en lo que hacen otros, fisgamos las webs de otros profesionales y de la competencia y queremos lo que ellos tienen.

Será el sherpa tecnológico quien te podrá responder si en tu caso es posible implementar uno u otro recurso, te recomendará opciones de mejora y podrás preguntarle todas esas cosas que van surgiendo y que te generan dudas.

Se convertirá en tu consejero, porque sabrás que puedes contar con él y que vela por lo mejor para tu negocio.

Tareas más complejas cuando escales con tu negocio

A medida que avances con tu negocio digital, tendrás nuevas ideas o modelos que querrás implementar. Desde un webinar, hasta un curso online, quizá un chatbot…

Las posibilidades son infinitas y seguro que te surgirán nuevas oportunidades con las que escalar tu negocio a un estadio más alto.

Contar con un sherpa tecnológico te ofrecerá la oportunidad de trabajar desde que esa idea surja mano a mano con él; te aconsejará y montará toda la parte técnica.

Soy Antonio y soy sherpa tecnológico. Yo te puedo ayudar a liberarte de tus miedos, de las tareas engorrosas y a despejar tu cabeza de aspectos técnicos.

En definitiva,  puedo ser tu escudero, el vigía de tu sitio web, quien mantendrá tu espada siempre afilada. Para que tu canal de venta nunca deje de funcionar.

Para que tú te puedas dedicar a lo importante: tu negocio.

¿Quieres que hablemos?

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba