¿Quieres emprender? Diez aspectos importantes del emprendimiento online a tener en cuenta

diez aspectos del emprendimiento online

Tomar la decisión de arrancar un proyecto de emprendimiento online es apasionante a la vez que trascendental.

Si estás en ese punto de tomar la decisión de iniciar un negocio digital por ti mismo seguramente notarás mariposas en el estómago y estarás ansioso, a la vez que sentirás un punto de incertidumbre.

He pasado por lo mismo y sé cómo te sientes. Y para empezar, te felicito: si has llegado hasta aquí es porque crees firmemente que las cosas se pueden hacer de otra forma y que tú puedes aportar tu granito de arena con tu propuesta para ayudar a otros/as.

Porque si de algo tiene el emprendimiento online, es de un tremendo afán por querer ayudar a terceros, sean otros profesionales o empresas.

Soy emprendedor digital y he recorrido ya parte del camino que tú vas a iniciar ahora. Quiero ayudarte y contarte unas cuentas cosas sobre los negocios online.

Me voy a centrar en explicarte varios aspectos que hay que tener en cuenta en el momento de tomar la decisión de emprender por tu cuenta con una actividad profesional que se fundamenta en que usa internet como canal.

Algunas de estas cosas me las habían contado pero todavía no las había comprendido del todo; otras, las he aprendido de golpe en mi actividad. Y de todas he aprendido y las he vivido en primera persona.

Ahora las quiero compartir contigo porque sé que te van a ayudar.

¿Qué significa apostar por el emprendimiento online?

 

Quizá lo primero que debemos hacer es definir bien qué es comenzar un proyecto de emprendimiento online, lo que supone montar un negocio online y convertirse en emprendedor digital.

Se considera un negocio online todo aquel que utiliza como canal internet, para la comunicación y difusión, la venta y todo el proceso de producción.

Puede ser tu actividad principal, la que te da de comer y paga las facturas; también puedes tener un negocio digital a tiempo parcial, compaginándolo con otras actividades. Este segundo caso suele ser habitual al comienzo del emprendizaje online.

En cualquier caso, tener un negocio online puede convertirse en una entrada fija de dinero. Eso sin duda. 

Pero para conseguirlo, aunque no hay una receta mágica, te puedo asegurar que necesitarás invertir grandes dosis de tiempo, esfuerzo y cariño a partes iguales; y una pizca de suerte también podrá aderezar el plato.

Convertirse en emprendedor digital es ser un soñador, creer en tus propias capacidades y tener la fe suficiente en uno mismo para lanzarse a arrancar por tu cuenta.

Todos los que nos hemos aventurado a comenzar un negocio online hemos sentido el cosquilleo que seguramente tú también notas ahora. Yo todavía lo tengo.

Y, aunque nos preparemos mental, física y técnicamente, a veces no podemos evitar pensar en que si hubiéramos sabido algo de antemano quizá hubiéramos obrado de otra manera. 

A mí me pasa. Por eso en esta ocasión te quiero dedicar este espacio en mi blog, para orientarte sobre este apasionante mundo del emprendimiento digital.

Si te vas a lanzar, no te pierdas este artículo.

 

Diez aspectos a tener en cuenta antes de emprender un negocio online

Vamos a ello. Te voy a explicar brevemente algunas cosas que deberías aclarar antes de empezar.

1 Decide qué tipo de negocio online quieres emprender

Además de pensar el sector en el que vas a centrar tu negocio, deberías decidir qué tipo de negocio online quieres montar, en qué se basará tu emprendimiento online.

Estos son los más usuales:

Servicios técnicos

Este tipo de negocio online ha crecido mucho en los últimos años. Especialidades como la mía, por ejemplo. Se trata de ofrecer una serie de servicios en el entorno online que requieren de unas capacidades técnicas: desde sherpa tecnológico como yo, hasta asistente virtual, programador, diseñador, contable, etc.

El abanico es muy amplio. Cada vez más. 

Comercio electrónico

Un e-commerce es una buena opción si cuentas con un producto que cumpla con las características necesarias para conseguir facturar gracias a su venta: accesibilidad, público, distribución, etc.

Educación o formación online

Sea a través de una plataforma de e-learning, un membershipsite o cualquier otro formato, ofrecer formación online es una actividad que en los últimos años se ha desarrollado mucho.

Buscar un tema, área o nicho concretos puede ser la clave de tu éxito.

Blog

Si te gusta escribir y tienes un talento o conocimientos profundos de algún tema, puedes comenzar con un blog y buscar la forma de monetizarlo para generar ingresos económicos.

También puedes ser bloguero para terceros: ser tú quien redacta los contenidos de los blogs de tus clientes.

 

2 Define claramente tus objetivos antes de empezar

Coge papel y lápiz o ponte delante de la pantalla y relaciona lo que quieres conseguir. Haz una lista de objetivos.

Una vez tengas la lista, tendrás que elegir algunos de ellos en orden de prioridad y centrarte en ellos. Mejor pocos y dedicar el tiempo, inversión y esfuerzo a ponerlos en marcha que arrancar con varias cosas a la vez.

Este suele ser uno de los grandes errores que cometemos los emprendedores digitales al comienzo, por inseguridad y miedos. Queremos conseguirlo, llegar a cumplir nuestro ansiado reto de emprendizaje. Y eso está muy bien, porque si algo te hará falta, serán las ganas y la ilusión.

Pero tendemos a confundirlo con la multi-actividad.

Y eso no está bien. Se trata más bien de centrarnos, elegir por dónde vamos a empezar e ir a por todas con ese proyecto. Enfocarnos en resolverlo y no abrir varios frentes simultáneamente.

 

3 Piensa en a quién quieres dirigirte

Otro error en el que solemos caer: creemos que todo el público es susceptible de poder convertirse en nuestro cliente. Y esto tampoco es real.

Piensa en lo que ofreces y en a quién específicamente va dirigido: si es hombre/mujer o no es determinante, su edad, qué hace, cómo y cuándo consume, qué le gusta, dónde está…

A esto se le llama definir tu buyer persona o cliente ideal. Por ejemplo, yo ofrezco servicios de asistencia técnica y tecnológica a profesionales emprendedores. Por lo tanto, no me voy a enfocar en empresas grandes, ni mi buyer persona es el director de una empresa.

Definir muy bien a quién te quieres dirigir te ayudará a centrar tu estrategia de marketing, comunicación y ventas. Porque identificarás rápido a ese tipo de perfil que te interesa y trazar cómo llegar a él te resultará más fácil.

 

4 Permítete soñar y crea tu panel del futuro

Si te has decidido por el camino del emprendizaje, que a menudo no es nada fácil, es porque sueñas con conseguir eso que te has propuesto. Da igual cuál sea ese gran o ese montón de pequeños sueños, el caso es que para ti son importantes.

Crea un panel con una lista de esos sueños, por escrito, con dibujos, fotos o como quieras. Déjatelo cerca para verlo cuando estés trabajando y revísalo de vez en cuando.

En momentos difíciles, que los habrá, te vendrá bien recuperarlo y tenerlo presente.

 

5 Prepárate mental y físicamente

Tú serás tu propio jefe. Y, seguramente, además de jefe, harás otras muchas funciones, por lo menos al comienzo.

Y además el desgaste físico y emocional es tan grande como el empuje del subidón que sientes.

Por eso es muy importante que te prepares y que te cuides. Los emprendedores tendemos a sumergirnos en una vorágine de tareas que no tienen fin y a no levantar la cabeza ni para coger impulso.

Y así corremos el riesgo de quemarnos. Y si nos quemamos, no disfrutaremos del proceso. Si no vas a pasarlo bien, ¿para qué tanto esfuerzo?

Aquí van una serie de consejos básicos en el que te subrayo la importancia del autocuidado:

  • Respeta tus periodos de desconectar y descanso
  • Aliméntate de manera equilibrada
  • Practica deporte y actividades de ocio
  • Duerme las horas recomendadas y que mejor se ajustan a tu cuerpo
  • Ponte límites al horario de trabajo y establece una agenda desde el comienzo
  • Medita

 

6 Bautiza tu proyecto

Tu proyecto deberá tener un nombre. Un nombre que se convertirá en tu marca.

Así es como te vas a mostrar al mundo.

Por lo tanto, se trata de un aspecto importante. Cuando le pongas un nombre, el proyecto existirá. Habrás creado la semilla que germinará con los contenidos con lo que lo vistas.

¿Y sobre el nombre que darle cómo elegir? Es complicado, lo sé. Aquí puedes optar por dos opciones:

  • Inventarte un nombre relacionado con el producto o servicio que ofreces: este es el caso de negocios que se dedicarán a cubrir una necesidades muy específicas. El nombre puede ayudar a identificar muy bien la finalidad que tiene, el objetivo que busca. Por ejemplo: productividad emprendedora, clientes bajo demanda, frutasonline…
    Es una buena opción también para los negocios en los que se trata de un grupo de emprendedores quienes los acometen.
  • La otra opción es nombrar al proyecto por tu propio nombre personal y comprar el dominio con éste. Esta opción es recomendable cuando se trata de hacer marca personal porque es el propio emprendedor el que ofrece sus servicios directamente. Mi caso es este, por ejemplo.

En cualquiera de las dos opciones, tienes que tener muy claro que tienes que posicionar desde el minuto uno tu marca. Y realizar acciones para darle visibilidad y tener presencia digital.

 

7 Marca tus tiempos y crea una agenda

Como te he dicho, el tiempo es finito. El tuyo, también. Aunque tengas una lista kilométrica de tareas para hacer, tienes que pensar que esto es una carrera de fondo y siempre habrá cosas que hacer.

Por lo tanto, hay que parar en algún momento.

Organiza tu agenda desde el comienzo y diferencia bien las tareas imprescindibles que no puedes dejar para más adelante, de las que son estratégicas y tienes que trabajar de forma constante.

Y hablando de tareas imprescindibles, hay una cuestión con la que tienes que tener especial cuidado: el nivel de urgencia. 

Hay tareas que son urgentes y otras importantes. Entre las urgentes y las importantes puede haber combinaciones: urgente pero importante, urgente pero no importante, no urgente e importante y/o no urgente y no importante.

Tienes que trabajar manteniendo un equilibrio en todas ellas e incluso dando más importancia a las no urgentes pero importantes. Estas son las estratégicas para ti, en las que te tienes que centrar.

Y no permitir moverte de manera sistemática entre las urgentes y no importantes: no hay que trabajar con las urgencias como norma. Como el propio término indica, las urgencias son imprevistos. Y los habrá y les tendrás que hacer frente; pero si vives en la urgencia continua es que hay un problema de organización.

 

8 Muéstrate como eres

Este es un consejo muy importante: no intentes presentarte como algo que no eres. A la larga eso se nota y tu marca se verá resentida.

Piensa en por qué te has embarcado en este proyecto de emprendizaje: ¿qué quieres conseguir? ¿a quién quieres ayudar?

Céntrate en esos aspectos y esto, mezclado con la esencia de lo que eres, dará como resultado los valores de tu marca. Y te trazarán las líneas rojas que no deberás traspasar y la frontera de lo que admitas para ti, para tu negocio y para tus futuros clientes.

Porque tu marca eres tú y no merece la pena fingir algo que no eres.

 

9 Genera confianza

Los negocios son intercambios; intercambios desarrollados por personas. Y, entre personas, nos basamos en la confianza. Esa es la base de los negocios: te contarán si transmites confianza, si tus clientes potenciales sienten que pueden confiar en ti.

Así que trabaja con este objetivo en todos los aspectos relacionados: la creación de tu marca, el tono, los mensajes que lanzas, tus contenidos, cómo y en qué momento te vas a relacionar con tus clientes, etc.

 

10 Cree en ti

Este es todo un mantra que te tienes que recordar a diario: debes creer en ti.

Si tienes confianza en ti mismo, todo esfuerzo que hagas tendrá su recompensa. Y las cosas saldrán. Confía en el universo, porque el universo es abundante. Y en esa abundancia hay para todos.

Tú tienes que ser tu mejor fan; y así podrás despertar interés en otros.

 

¿Cómo ves? ¿Dispuesto a lanzarte? Estás a punto de embarcarte en una apasionante aventura en la que vas a dar mucho de ti, estoy seguro. Emprender un negocio online es todo un reto que cuesta, por muy clara que tengamos la decisión.

Por eso te recomiendo que no pierdas de vista estos consejos. ¡Y adelante!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba